Sid Vicious :El James Dean del Punk ( fotos raras )

Sid Vicious pasó de ser el fan número uno de los Sex Pistols a ser parte de la banda y convertirse en meses en casi en la imagen de ellos y del movimiento Punk como tal.

Sid era muy amigo de cantante Johnny Rotten el cual harto de Glenn Matlock y su tibia actitud, comenzó a ensayar con Sid a escondidas le propuso que toque el bajo y lo demás es historia, en uno año y medio Sid  estaría seis metros bajo tierra y se convertiría en un ídolo hasta el día de hoy, sí un ídolo.

Sid a quien se le atribuye el baile punk ” pogo ” y eso que era alto, era frecuente en los conciertos de los Sex Pistols y por lo general envuelto en peleaso problemas. él es quien agarra a cadenazos a Nick Kent por un artículo desfavorable para sus ídolos los Sex Pistols.

Ya Sid como un Sex Pistols mas, comienza a desarrollar un follow up dentro de los fans, mitad de la gente veía el show — la otra mitad veían a Sid y sus locuras, como músico era muy limitado.

A punto de colapsar con unas groupies en San Francisco.

Ya en la gira por U.S.A. 1978, un imán para los medios .

Sid Sings : En la foto con el guitarrista de los Clash, Mick Jones 

 

Sid la última vez que subió a un escenario por unos miles de dolares, Sept 1978, ya con los Sex Pistols disueltos y nadando en heroína , Sid acepta dar unos shows en el mítico Max´s Kansas City de New York. Nancy Spungen su novia y co adicta funge de manager y le consigue los shows vía Peter Crownley, él responsable del booking del Max. Necesitaban dinero para drogas y pagar la habitación 100 del Chelsea Hotel en Nueva York.

Arman una banda en una semana con Jerry Nolan y Arthur Killer Kane ex New York Dolls, Steve Dior y con Mick Jones de los Clash que se encontraba en New York grabando el segundo disco de los Clash.

Hermanos de heroína : Sid Vicious y Johnny Thunders ex New York Doll, backstage concierto de Blondie Pallladium NY, 1978

El 8 de Octubre Nancy es encontrada apuñalada y Sid estaba tan drogado que no recordaba si él había sido, Sid entra a la cárcel y sale bajo fianza. Fuera de prisión y con la posibilidad de regresar a ella le pide a su madre que le inyecte una dosis letal y así no vaya a la cárcel y deje este planeta un 2 de Febrero de 1979, tenía solo 21 años.

Sid Vicious no tocaba bien el bajo pero sí cantaba bien .

 

Neil Young : Enjuicia al biógrafo que contrató pero …..

 

Neil Young a base de puro nervio llegó a convertirse en el eslabón perdido entre Bob Dylan y los Rolling Stones. Hasta ahí lo llevó su obsesión por capturar la espontaneidad a partir de la primera toma, ya sea como ícono acústico o héroe eléctrico.

Prólogo de la biografía  Shakey  ” Think of me as one you’d never figured ” ….

 

Desde ahí queda claro que la biografía presentará al genio canadiense tal y como es,  Jimmy McDonough deja bien en claro que Neil va dejando cadaveres por su vida . Él como Dylan no miran para atrás y no toman prisioneros como Lou Reed siemplemente los aniquilan. 

Neil trató detener esta publicación alegando temas financieros pero papelito manda y el libro llegó a las tiendas. Personalmente lo recomiendo pero las primeras 100 hojas de su niñes deberías ser leídas al vuelo ya que ahí muchos se quedan y no acaban esta tremenda biografía.

 

Es francamente difícil de explicar qué es lo que llama más la atención en la inconfundible figura de Neil Young. Su forma de cantar lo que por momentos se vuelve maravilloso. Una voz que siempre respeta la armonía pero que jamás se aleja mucho del drama. Una voz que se desliza entre el suspiro y el susurro y aún así, logra más que los aullidos de casi todos los cantantes más pesados.

Pero, ¿qué pasa con la guitarra? Ocurre que jamás, repito, jamás, un instrumentista tan rudimentario como este canadiense, ha sabido convertirse en mito y ser, a la vez, el nervio motor de toda una generación.

Ya con la acústica Young era un referente histórico indestructible, codo a codo con el maestro Dylan, pero cuando cuelga de su espalda esa ruidosa Gibson Les Paul eléctrica.

Canciones como “Down by the river”, “ Powderfinger ” o ” Heart Of Gold ” Esas mismas que lo posicionan como uno de los más grande de los cantautores del rock, respetado por todos, desde los más viscerales punkies -recordar que el cita al Sex Pistol  Johnny Rotten en “Hey, Hey, My, My”- hasta las generaciones más jóvenes y “culturosas”, como los R.E.M, Pearl Jam o los Nirvana por nombrar sólo algunos.

Pero como se sabe, ninguna leyenda es tal si no cuenta con una biografía en estos tiempos de comercio descarado. Es así que apareció Shakey, biografía autorizada -aunque polémica- firmada por el periodista Jimmy McDonough, quien conoció a nuestro héroe en el año 1989 y después de varias idas y vueltas, en el 91 ambos firmaron un compromiso en el cual Young autorizaba a McDonough a comenzar con el trabajo y resignando toda posibilidad de meterle tijera a lo escrito, salvo en lo que tuviera que ver con los parientes más cercanos. Por su parte, el periodista debería donarle al músico el 25% de sus ganancias. Pero, siempre hay un pero, cuando llegó el momento de su publicación, el artista se negó a su publicación.

 

A raíz de esta molesta situación, el periodista llevó adelante una demanda de casi dos millones de dólares, pero se llegó a un trato que dejaba las cosas como al principio. Puede decirse que es un capítulo más en la larga cadena de contradicciones de Neil Young, pero que importa, si siempre hace lo que quiere en el momento en que quiere hacerlo.

 

Más allá -o más acá- de las eventuales frases duras, esta biografía cumple con la saludable premisa de testimoniar el caos, la grandeza, las contradicciones y los vicios diversos que han acompañado a su carrera.